jueves, 28 de marzo de 2013

Detalles de la arquitectura popular de San Juan


El término municipal de San Juan de Aznalfarache y en especial su casco urbano posee una singularidad orográfica dentro del ámbito territorial de la comarca del Aljarafe que sólo es compartida en parte por Gelves y Coria del Río. El municipio y su caserío se halla asentado sobre varias colinas propias del escarpe aljarafeño y varios valles que posiblemente han sido fruto de antiguos cauces fluviales hoy ya desaparecidos. Su accidentada geografía a dado lugar a una arquitectura popular que se ha adaptado perfectamente a las peculiaridades del terreno, adecuando y dando soluciones constructivas a los diferentes desniveles que marcan su orografía. El malecón, las escaleras y la arquitectura superpuesta han franqueado las dificultades propias de un territorio donde abundan los planos inclinados, dando lugar a fórmulas de edificación muy singulares que son ejemplo de adaptación del territorio a las necesidades de vivienda y de urbanización de los sanjuaneros. Aunque para los que habitamos este rincón del Aljarafe sevillano estas soluciones arquitectónicas pueden pasar desapercibidas, supusieron un arduo trabajo para los constructores que escarbaron, cimentaron, colocaron piedras y ladrillos a mano y pico, pala y azada para que, sobre sus obras de allanamiento del
terreno en terrazas, edificasen viviendas y solventasen el acceso a las mismas mediante malecones y escaleras. En las calles Rodríguez Marín, Antonio Machado, Isabel La Católica, Conde de Barcelona y Manuel López Farfán se encuentran especialmente representado estos ejemplos que han convertido cuestas y terraplenes en espacio urbano.

El resultado es una arquitectura popular con algunos casos de absoluta pericia de maestría de los albañiles (muchas veces autoconstructores) que desde el s. XIX hasta mediados del siglo siguiente construyeron la primera expansión urbana de San Juan a partir del barrio bajo y que a pesar de las características geológicas del terreno poco estable por su particularidades arcillosas hicieron de colinas, pendientes y laderas un lugar donde habitar para ellos y sus familias.

Esta peculiar manera en la que nuestro pueblo ha ido ocupando un territorio poco favorable para habitar y dominado anteriormente por olivares constituye un patrimonio que merece la pena reconocer y valorar pues pocos localidades de nuestro entorno han sabido ocupar un medio físico complejo con un modelo arquitectónico tan singular que afortunadamente hoy en día podemos seguir disfrutando.
Más imágenes en el siguiente enlace:
https://picasaweb.google.com/113938700368149192767/ESCALERASYMALECONESBANCOIMAGENESSJAZNALFARACHEACPASCAZNALQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada